La intención del gobierno británico para prohibir los motores de combustión en 2040 no afectará las opciones de compra “durante años”, según el 67% de los encuestados durante un estudio de AA-Populus que recoge la web de Faconauto. Sin embargo, el 21% de los 18.500 encuestados está preocupado de que su automóvil actual de gasolina o diésel valga menos debido a este anuncio.

En julio, Reino Unido anunció que prohibiría la venta de nuevos coches impulsados por gasolina y diésel a partir de 2040 como parte de un plan para retirarlos diez años después. Sólo un 8% de los encuestados ha dicho que es más probable que compren un coche nuevo de combustión para adelantarse a la prohibición, aunque otro 10% señala que ahora es menos probable que compren que opten por esa tecnología.

Tendencias similares se pueden ver en el mercado de segunda mano: un 10% de los conductores cree que es más probable que compre un usado de gasolina o diésel que antes del anuncio, mientras que el 6% indica que ahora es menos probable.