La Asociación de Desguaces y CARD de la Región de Murcia (Adremur), integrante de la Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm), han presentado, en el marco de una jornada, de las novedades en el reglamento sobre los vehículos al final de su vida útil, que las empresas deben cumplir para ser más respetuosas con el medio ambiente, al seguirse un control férreo en la recuperación de las piezas.

Los empresarios han advertido a los consumidores de recambios usados procedentes de vehículos fuera de uso de que deben adquirir su mercancía en centros autorizados de tratamiento (CAT), ya que, de no ser así, estarían adquiriendo piezas ilegales, sin garantía de uso y sin estar avalada la óptima descontaminación de las piezas.

Los 24 CAT asociados a Adremur han iniciado una campaña en cada uno de sus establecimientos para concienciar a los clientes de piezas usadas de que los vehículos fuera de uso deben someterse a un proceso de trazabilidad para poder controlar su descontaminación, al igual que para captar datos sobre producción, traslado y tratamiento de los residuos, elaborar estadística y hacer inventarios. Este procedimiento permite, por una parte, ejercer la actividad profesional de forma más respetuosa con el medio ambiente y, por otra, contribuye a reducir la economía sumergida en este sector.

La jornada técnica también ha sido el marco de presentación de las “Novedades del Real Decreto 20/2017, de 20 de enero, sobre los vehículos al final de su vida útil”, reglamento donde ha participado Adremur, a través de la Asociación Española del Desguace y Reciclaje del Automóvil (Aedra). En concreto, Rafael Pardo, director general de Aedra, fue el ponente encargado de explicar la adaptación de la normativa existente a lo estipulado en la nueva Ley de Residuos.

De acuerdo a la normativa, la extracción de piezas y componentes para su reutilización y comercialización sólo puede realizarse en un CAT. Según Pardo, “siempre debe tratarse de vehículos dados de baja definitiva en el Registro General de Vehículos de la DGT y que hayan sido descontaminados”. Además, los CATs, una vez descontaminados y recuperados los componentes reutilizables, deben entregar el resto del vehículo a una instalación de fragmentación, bien llevándolo directamente o a través de un gestor autorizado.

Según el representante de Aedra, los centros “deberán reutilizar piezas y componentes que supongan, al menos, el 5% del peso de los vehículos que hayan tratado anualmente desde el 1 de febrero de 2017 hasta el 1 de enero de 2021. El porcentaje subirá al 10% desde esa fecha hasta el 1 de enero de 2026 y al 15% de esa fecha en adelante”.

En la Región de Murcia existen 39 gestoras de residuos que, en conjunto, comunican una media anual de unos 25.000 certificados de destrucción de vehículos al final de su vida útil, que equivale a unas 20.000 toneladas anuales de residuos.