Los concesionarios están perdiendo información crucial de una tercera parte de sus clientes de posventa, según un estudio llevado a cabo por la empresa británica Marketing Delivery, recogida por Faconauto, que ha analizado 50.000 visitas a talleres de concesionarios del Reino Unido durante diciembre de 2016.

El 32% de las fichas de los clientes no tenía, por lo menos, uno de los datos clave que, a juicio de esta empresa, permite asegurar el futuro de los departamentos de posventa. “Hay margen para la mejora en los concesionarios en lo que se refiere a los datos. Incluso en las mejores bases de datos, nuestra investigación muestra que en el 20% de ellas se pierden datos relevantes”, explica Jeremy Evans, director de Marketing Delivery.

De acuerdo al estudio, las omisiones más típicas son el correo electrónico, el número de teléfono móvil, la fecha de la siguiente revisión o la fecha del final de la garantía, datos que sólo estaban presentes en el 68% de las fichas de clientes. Marketing Delivery ha descubierto que los mejores concesionarios estudiados poseen estos cuatro datos esenciales en un 80% de los casos, mientras que la proporción cae al 53% en los peores.

El dato que más fácilmente deja de tenerse es la dirección de correo electrónico del cliente, ausente en 17% de las fichas. En el caso de los concesionarios más cuidadosos, el informe muestra que el porcentaje es del 9%, pero los peores llegan al 33%.