Los discos de freno Delphi cumplen desde hace años las normas de calidad R90. Los discos para nuevos vehículos, lanzados después del 1 de noviembre de 2016, ahora contarán con la homologación y certificación R90, junto con otras conocidas aplicaciones anteriores que ya se encuentran en la gama.

Si bien la legislación R90, introducida recientemente, sólo se aplica a los discos o tambores de vehículos lanzados después del 1 de noviembre de 2016, los discos de Delphi cumplen estas normas desde hace varios años. Durante este tiempo, se han sometido a programas de pruebas según los requisitos de ECE R90, para comprobar que cumplen con las normas R90 y que, por consiguiente, presentan un rendimiento dentro de la tolerancia determinada de los equipos originales que van a sustituir. Asimismo, Delphi también garantiza la certificación R90 para los discos instalados en aplicaciones de vehículos anteriores.

“Como es evidente, todas y cada una de las piezas del freno deben funcionar exactamente igual que el equipo original. Al fin y al cabo, se trata de un componente crítico para la seguridad”, explica Alex Ashmore, presidente de Delphi Product & Service Solutions. “Por ello, todas las piezas de Delphi se diseñan y validan para que ofrezcan los mismos niveles de rendimiento y durabilidad que los equipos originales. Siempre hemos aplicado este concepto, por lo que para nosotros no supone ninguna diferencia”.

Sin embargo, para el sector y, lo más importante, para el consumidor, sí constituye un gran cambio. Gracias a la introducción de la certificación R90 en los discos y los tambores de los turismos, además de las pastillas, será más difícil que las alternativas de calidad inferior lleguen al mercado y pongan en peligro la seguridad. “Cuando compren un producto de Delphi, lo pueden hacer con tranquilidad, sabiendo que seguirán obteniendo esa calidad que conocen y que tanto aprecian, pero con la seguridad añadida de una aprobación del sector. Es una situación en la que todos salimos ganando”, añade Alex Ashmore.

Para cumplir con los requisitos de la certificación, los discos de Delphi se han sometido a pruebas exhaustivas, incluidas las de rendimiento, comparación de fricción cinética, integridad de carga alta y análisis de fatiga térmica, por parte de un laboratorio europeo con aprobación gubernamental. Durante dichas pruebas, se han evaluado en profundidad las dimensiones, las características geométricas, la composición química y las propiedades mecánicas de los discos, con el fin de confirmar que constituyen recambios de alta calidad de los equipos originales y que, por lo tanto, cumplen con la norma R90. Como parte de la homologación, se realizan auditorías de la conformidad de la producción y se valida el rendimiento del disco.

Una vez aprobado, el número de ECE R90 de Delphi se grabará en el disco y se incluirá también en la etiqueta del embalaje, en la que se detallará, además, la aplicación del vehículo, tal y como estipula la legislación ECE R90. La gama de discos de freno de Delphi incluye discos totalmente recubiertos, de alto contenido en carbono, perforados, discos con cojinetes y anillo reluctor ABS, además de su gama estándar.