Los nuevos Peugeot 3008 y 5008 se actualizan con las últimas innovaciones tecnológicas en el campo diésel. Los motores BlueHDi llegan a estos dos modelos. Desde junio ya se pueden realizar pedidos del crossover y el monovolumen compacto de Peugeot con los propulsores 1.6 BlueHDi 120 y 2.0 BlueHDi 150.

 

BlueHDi es la denominación de los bloques diésel de Peugeot que cumplen con la exigente normativa anticontaminación Euro6. Combina tres elementos diferenciales: el filtro antipartículas (FAP) con aditivo, el catalizador Selected Catalytic Reduction (SCR) y un dispositivo Stop & Start.
Las ventajas de esta tecnología son una reducción del óxido de nitrógeno (NOx) de hasta un 90 %, la optimización de las emisiones de CO2 y el consumo de combustible y la eliminación del 99,9 % de las partículas.
Los elementos contaminantes producto de la combustión se eliminan en tres etapas: en la primera el catalizador de oxidación acaba con los hidrocarburos no quemados (HC) y el monóxido de carbono (CO), que se transforman en agua y dióxido de carbono. En la segunda, el SCR transforma, gracias a una mezcla de urea y agua llamada AdBlue, los NOx en agua y nitrógeno. En la última, el filtro antipartículas elimina la práctica totalidad de las mismas.
Todas las ventajas de BlueHDi permiten al nuevo Peugeot 3008 ofrecer unos registros en materia de emisiones desde 108 g/km de CO2, y al nuevo Peugeot 5008 desde 109 g/km.