MotorEasy, un portal web británico que vende recambios por Internet, ha creado un coche que fusiona modelos a partir de las piezas más caras que tiene a su disposición. Según una información publicada por Motor Zeta, este vehículo imaginario estaría construido por componentes Range Rover, BMW y Audi que llegarían a superar los 28.000 euros.

En concreto, estos componentes generaron las facturas más caras en siete categorías durante los últimos 12 meses. Como el mismo vendedor de recambios reconoce “la imagen del coche prueba que, si alguna vez se construye, sería tan feo como el impacto en que supondría en la cartera”.

El motor que daría vida al “Frankenstein” de los coches sería Range Rover, del año 2011, y tendría un coste de 17.744 euros. Además, montaría unas suspensiones también de Range Rover, del año 2012, que costarían 2.318 euros. La caja de cambios procedería de un Audi A5 del 2010, con un precio de 1.015 euros. Además, de Audi también incorporaría el sistema de aire acondicionado del A6 de 2007, de 812 euros, y el sistema eléctrico del Audi A3 de 2009, por el que se pagarían 3.581 euros.

Los últimos componentes serían de BMW. En primer lugar, el sistema de frenos del BMW Z4 de 2007, con un precio de 1.469 euros, y, para finalizar, el sistema de dirección del BMW Serie 3 de 2007, por 884 euros.