El pleno del Parlamento Europeo ha pedido, en una resolución no vinculante, que sea obligatorio que todos los nuevos vehículos estén equipados de serie con sistemas de frenado automático, capaces de detectar la presencia de peatones y de control inteligente de velocidad, informa la web de Faconauto.

Si bien estos y otros sistemas de asistencia al conductor solían ser estándar únicamente en coches de gama alta, ahora se pueden encontrar cada vez más en todas las clases. Sin embargo, tres cuartas partes de los automóviles nuevos aún no están equipados con ninguno de estos sistemas, principalmente debido al costo adicional que suponen.

Para reducir los costos, el proyecto de resolución sugiere que sólo se hagan las características obligatorias que ya están disponibles en el mercado y se ha demostrado su capacidad para salvar vidas, como los sistemas automáticos de emergencia con detección de peatones y ciclistas.