Mazda ha anunciado que, conjuntamente con Mitsubishi Chemical Corporation, ha desarrollado un bioplástico que puede ser usado en la carrocería de sus vehículos. Este plástico permitirá reducir los residuos contaminantes, ya que está hecho a base de derivados vegetales, lo que permitirá reducir la dependencia del petróleo.

Además, el material puede ser teñido, por lo que también se reducirán las emisiones de compuestos volátiles orgánicos asociados con el proceso de pintura. Y las partes teñidas de este bioplástico son de mejor calidad y apariencia que el plástico tradicional pintado. El matiz profundo y liso -parecido a un espejo- de la superficie hacen de este bioplástico un componente que será apreciado por los amantes del diseño.
Mazda mostró algunos prototipos de piezas de este material en el certamen EcoProducts 2014 que se celebró en diciembre en Tokio. Además, estas piezas serán empleadas por vez primera en interiores del nuevo Mazda MX-5 que será lanzado este año. Más adelante se utilizará en piezas exteriores de otros modelos.