Volvo ha desarrollado un sistema llamado Animal Detection. Es la evolución de los conocidos City Safety y Pedestrian Detector y está pensada para evitar los atropellos imprevistos de animales que cruzan la carretera. Una cámara y un radar son capaces de detectar animales dentro del radio del vehículo y activar así el frenado automático en caso de que el conductor no haya advertido la presencia del animal.