Informaciones publicadas en la prensa noruega indican que los cuatro principales partidos políticos del país habrían alcanzado un acuerdo para prohibir los vehículos de combustión a partir de 2025.

En el caso de que ocurriera, una de las principales firmas beneficiadas, sin duda, sería Tesla, toda una referencia en vehículos eléctricos. Pese a todo, recordemos que el parque noruego a nivel europeo es muy menor, con cinco millones de habitantes, y ya el 20% de los vehículos son totalmente eléctricos.

Recordemos que el 100% de la energía que se produce en Noruega es hidráulica y que el país tiene el objetivo de reducir sus emisiones a la atmósfera un 40% en 2030, a niveles de 1990, por lo que la estrategia para el coche eléctrico entra de lleno en el cumplimiento de este objetivo.