Polestar, la serie de Volvo Cars de vehículos de alto rendimiento, será una marca independiente especializada en coches eléctricos. Dentro de esta línea, el vicepresidente de Diseño en el grupo, Thomas Ingenlath, pasará a ser el director ejecutivo de Polestar, que en el futuro ofrecerá coches sin el logo de Volvo y que se beneficiará de las sinergias tecnológicas y en ingeniería del fabricante sueco.

“Polestar será un competidor creíble en el emergente mercado global de coches eléctricos de alta prestación. Con Polestar podremos ofrecer coches eléctricos a los conductores más exigentes en todos los segmentos”, afirmó en un comunicado el presidente y director ejecutivo de Volvo Cars, Håkan Samuelsson.

Volvo Cars, controlada por la china Geely, adquirió el 100% de la también sueca Polestar, especializada en automóviles de alto rendimiento, en julio de 2015, aunque ya colaboraba con ella desde hacía años.