De un tiempo a esta parte, la acumulación de carbonilla en las diferentes partes del motor se ha transformado en el mayor problema de los vehículos actuales, especialmente en aquellos que montan motores diesel. Durante la combustión, de cada litro que utiliza un motor, tan sólo una parte se aprovecha para el funcionamiento del motor, el resto se desaprovecha en forma de residuos y en la temida carbonilla.

La carbonización del motor es un proceso que se produce en cascada y es imparable”, destacan desde Decarbonizadoras HHO. Comienza en la cámara de combustión y se extiende el resto del motor desde los primeros kilómetros, haciéndose más patente su presencia a partir de los primeros 15.000 ó 20.000 kilómetros.

Las estaciones de Descarbonización por Gas Oxyhidrogeno (HHO) realizan una limpieza del motor eliminando la carbonilla acumulada y resolviendo así muchos de los problemas por los cuales un usuario acude al taller: problemas en la EGR y FAP, mala combustión, tirones en frío, exceso de humos negros, exceso de emisiones, etc.

Además de solucionar estos problemas, realizar una descarbonización previa del motor antes de la revisión ITV asegura que el vehículo no tendrá problemas con las emisiones, ya que con una descarbonización se pueden reducir entre el 70% y el 80%. Otros beneficios que la descarbonización lleva consigo una reducción de los consumos de combustible de hasta un 15%, mejorando el rendimiento del motor y la potencia y suavidad.

La rentabilidad del servicio de descarbonización para el taller está casi asegurada, ya que cualquier vehículo que entre por la puerta necesita de este servicio, siendo el coste medio para el particular entre los 75 y 90 euros. Aquellos talleres de tamaño pequeño que ya han incorporando este servicio de descarbonización, y lo ofrecen habitualmente a sus clientes, están viendo cómo sus ingresos están aumentando en 2.000 euros al mes, cifra que puede aumentar notablemente para aquellos talleres de mayor tamaño o en los que están realizando campañas de promoción del nuevo servicio. “Un taller que decide adquirir un equipo como la Elephant EP806 puede llegar a amortizar totalmente el equipo en menos de cuatro meses; a partir de ahí el resto de la facturación será beneficio puro para el taller”, aseguran desde la empresa.

Otras de las grandes ventajas para el taller al incluir el servicio de descarbonización es que ésta debería de formar parte del mantenimiento periódico del vehículo, lo que hace que los ingresos sean recurrentes en el tiempo. Por último, y tras realizar una descarbonización en el vehículo, el cliente notará una gran mejoría en el comportamiento del mismo, “lo que genera de inmediato la sensación de haber invertido bien el dinero en un servicio que realmente percibe, aumentando así la confianza en el taller e incrementando la fidelidad”, añade la firma.

Entre los equipos de descarbonización que se encuentran el mercado, destaca la descarbonizadora Elephant EP-806 por su potencia, versatilidad, facilidad de uso y gran rentabilidad. Esta estación combina la limpieza mediante Gas Oxyhidrogeno (utiliza agua destilada como electrolito principal) con un agente limpiador Techtarget System que proporciona una acción de limpieza en el motor más profunda, ya que el conjunto trabaja en piezas clave como válvulas EGR, turbos, conductos de admisión, etc. La estación es automática, no requiriendo el desmontaje de piezas (excepto el conducto admisión), y lo hace en un tiempo récord de 60 minutos, o incluso menos.

El equipo lleva incorporados varios sistemas de secado del gas que previene los excesos de vapor, evitando así posibles los daños por condensación. Además, la Elephant EP-806, equipo con un precio muy ajustado, no requiere de mantenimientos anuales y sus costes por servicio son mínimos. La capacidad de adaptación a cualquier taller de la Elephant EP-806 viene también determinada porque es un equipo que funciona con una conexión eléctrica monofásica de 220 V, en vez de una trifásica que es más compleja.