Unos 5.000 kilómetros en 367 vueltas fue la distancia recorrida en 24 horas por el Porsche 919 Hybrid, pilotado por los neozelandeses Bamber y Hartley y el alemán Bernhard, que fueron los vencedores, en la categoría LMP1, de las 24 horas de Le Mans. Más de 250.000 espectadores abarrotan el circuito francés de La Sarthe para contemplar la prueba más importante del calendario automovilístico mundial.

Por tercer año consecutivo, el equipo Porsche, patrocinado por Schaeffler, se ha alzado con la victoria en la categoría destinada a vehículos híbridos con una potencia de más de 900 caballos, que representa la apuesta por Schaeffler por liderar la electrificación del automóvil en todos sus ámbitos.