Hasta ahora, habíamos visto que de los neumáticos, al final de su vida útil, podían utilizarse en pavimentos, parques infantiles, campos de césped artificial. Pero la empresa de moda Ecoalf, junto con Signus Ecovalor y el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja (CTCR), han desarrollado las primeras sandalias recicladas a partir de neumáticos usados. Ecoalf ya utiliza desde café hasta redes de pesca para producir chaquetas, camisetas o bolsos.

El proyecto nació en 2011 del propio interés de Ecoalf por "usar el mínimo de recursos naturales" en el sector textil, comenta la directora creativa de la marca, Carolina Blázquez. La empresa apuesta por reutilizar materiales que hasta el momento se desechaban y así dar "una segunda vida a la basura". Actualmente, tiene más de 40 tejidos diferentes a partir de residuos de diferentes orígenes.
Ecoalf se planteó la posibilidad de emplear polvo de neumáticos usados para el sector del calzado. Para ello buscó a dos socios tecnológicos: el CTCR, especialista en tecnología del zapato, y Signus, la entidad de gestión de neumáticos usados en España. Ahora presentan sus 'flip-flop' que han logrado fabricar sin utilizar productos químicos. El polvo procedente de las ruedas fuera de uso se coloca en una plancha y, sólo con la presión y el calor, se crea la chancla.
Un hándicap que presentaba la investigación venía del aroma de la materia prima. "El caucho tiene un olor muy fuerte", indica la directora creativa de Ecoalf. Para neutralizarlo, el consorcio ha introducido una serie de odorantes mediante nanotecnología. El color tampoco facilitaba el proyecto. "El polvo neumático no admite colores, siempre es negro". Tras probar diferentes soluciones, finalmente Ecoalf ha optado por crear una plancha formada 100% con polvo reciclado de color negro y encima colocarle una "ligera capa de EVA", que se encarga de dar color a las sandalias y aportar confort a la hora de caminar.

 

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/3i0JUvhMfzU" frameborder="0" allowfullscreen ]