Ya van 47 vehículos sustraídos en Orense en lo que va de año según informa el diario gallego La Región. Todos ellos estaban aparcados en calles y carreteras de la capital y provincia. No se trata sólo de turismos, sino también de dos camiones.

La Guardia Civil y Policía Nacional mantienen una investigación abierta para localizar los vehículos robados. Los agentes sospechan que fueron introducidos en talleres ilegales para desmontar cada una de las piezas y venderlas a países extranjeros, sobre todo al norte de África, donde se volvería a montar el automóvil. Las fuerzas de seguridad también alertaron a la policías portuguesa ante la sospecha de que los ladrones tengan contactos en el país vecino para guardar y desguazar los automóviles.

Los agentes no descartan que los automóviles sufran cambios mientras están ocultos, tales como cambiar el color de la carrocería e incluso los interiores, para pasar desapercibidos en cualquier control de carretera.