Existe la posibilidad en los SEAT Alhambra del año 2017 (fabricados entre el 13 de septiembre y el 2 de noviembre de 2016) de que una desviación del proceso durante la fabricación de los módulos de airbag del pasajero haya producido una conexión soldada insuficiente entre el detonador y el generador.

En caso de accidente y de activación del airbag del acompañante, el potencial de protección podría verse reducido y, por consiguiente, podría aumentar el riesgo de sufrir lesiones, según recoge una Red de Alerta (Nº: CCAA-42/2018) de la Agencia Aecosan.

La empresa SEAT ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios de los vehículos afectados para realizar una revisión y, en su caso, sustituir el airbag del acompañante.