En 2017, Tesla duplicará de 5.000 a 10.000 el número de supercargadores disponibles para uso público, lo que supone un 39% más de lo que el máximo ejecutivo Elon Musk prometió para este año cuando presentó el Model 3. La compañía también aumentará el número de cargadores en hoteles y restaurantes, de 9.000 a 15.000, informa Tesla en su blog.

El fabricante va a necesitar muchos más puntos de recarga, ya que cuando empiece a fabricar su Model 3, las necesidades serán mucho mayores, explican desde Faconauto. Sus planes pasan por fabricar 500.000 vehículos en 2018, frente a los 76.000 que montó el año pasado.

Algunos de los nuevos puntos se alimentarán con paneles solares, tendrán centros para clientes y cargadores suficientes para atender “varias docenas de Teslas” al mismo tiempo. Tesla ha perfilado su estrategia para impulsar las opciones de carga en grandes centros urbanos de Estados Unidos, como San Francisco, Chicago y Nueva York. Originalmente, los supercargadores estaban pensados para permitir grandes desplazamientos entre ciudades.