La petrolera francesa Total presentó recientemente una oferta amistosa de compra por el 100% del capital de Saft, que valora a la empresa en 950 millones de euros tras alcanzar un acuerdo con el fabricante de baterías.

La oferta de Total contempla el pago de 36,50 euros por acción, lo que supone una prima del 38,3% sobre el precio de cierre del pasado viernes.

Asimismo, Total valora Saft en nueve veces su resultado bruto de explotación (Ebitda) de 2015, lo que “representa una significativa prima de control en comparación con recientes múltiplos de valoración en la industria de baterías”.

El consejo de supervisión de Saft, por su parte, aprobó por unanimidad la oferta amistosa de Total al considerar que la operación se alinea con los intereses de la empresa, por lo que recomendará a los accionistas que se adhieran.