Tras un programa de pre-temporada, con más de 21.000 kilómetros en tres días de pruebas, Toyota ha presentado su nuevo TS050 Hybrid para la supertemporada del WEC 2018-2019 en la primera cita de la temporada, el prólogo de 30 horas que se ha celebrado este pasado fin de semana en el Circuito de Paul Ricard.

El TS050 Hybrid de 2018, con motor híbrido trasero de Denso, se plantea el reto de una temporada del WEC de ocho carreras con el objetivo de hacerse por fin con el triunfo en las 24 Horas de Le Mans. Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María López afrontarán el desafío en el TS050 Hybrid nº 7, mientras que Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima recibirán la llegada de Fernando Alonso en el TS050 Hybrid nº 8. Por su parte, Anthony Davidson seguirá contribuyendo en su función como piloto de reserva y de desarrollo.

Los TS050 Hybrid deberán luchar por la victoria contra los rivales privados de LMP1, que tienen un 69% más de energía de combustible. Así, la nueva normativa de esta temporada otorga a los equipos privados de LMP1 que no utilizan tecnología híbrida 210,9 MJ por vuelta de Le Mans, en comparación con los 124,9 MJ de que dispone el TS050 Hybrid, además de 8 MJ de energía eléctrica híbrida. El flujo de combustible de los TS050 Hybrid también se ha restringido, a 80 kg por hora en comparación con los 110 kg/h de los competidores, en un intento de reforzar las opciones de los vehículos LMP1 no híbridos, que además pueden ser 45 kg más ligeros.

Toyota Gazoo Racing acoge con entusiasmo el desafío de demostrar la eficiencia y el rendimiento de su motor eléctrico híbrido en unas condiciones tan duras, como parte de la misión de Toyota de crear vehículos de calle cada vez mejores. Esa misión se reafirmó con el prototipo Toyota GR Super Sport Concept, probado en circuito, que incorpora tecnología desarrollada en el marco del proyecto de Toyota en el WEC y cuenta con muchos componentes tomados directamente del TS050 Hybrid, incluidos el motor eléctrico híbrido de 1.000 CV y el motor de combustión.

El TS050 Hybrid ya ha subido el listón en cuanto a rendimiento y eficiencia, con la vuelta más rápida de la historia en Le Mans, el año pasado, que completó usando un 35% menos de combustible que en el debut del equipo en el WEC, en 2012. La recuperación de energía cinética es un factor clave para conseguir esas mejoras; por ejemplo, al frenar se genera energía gracias a unos potentes motores/generadores en ambos ejes, que la convierten en electricidad. Luego ésta se aprovecha durante la aceleración para ahorrar combustible y potenciar el rendimiento.

El motor eléctrico híbrido de 1.000 CV del TS050 Hybrid ha sido modificado para reforzar la fiabilidad. Por lo demás, el vehículo es similar al que cerró la temporada 2017 con tres victorias consecutivas. También se ha conseguido introducir algunas mejoras, pequeñas pero productivas, en la estructura aerodinámica, siguiendo las estrictas reglas de homologación. Además, el vehículo de 2018 cuenta con una cámara de visión trasera Gentex, cuya imagen se muestra por primera vez dentro de la cabina del piloto.