El motor de combustión interna estará muerto como la principal forma de energía del vehículo para 2050 y alimentará sólo alrededor del 10% de los vehículos nuevos. Así lo indica Seigo Kuzumaki, jefe de I D e Ingeniería Avanzada de Toyota, que predice que la reducción en las emisiones, en comparación con los automóviles en 2010, será del 90%, según recoge Faconauto sobre una información de Forbes.

El plan tecnológico de Toyota coincide con la creciente formulación de políticas por parte de los gobiernos occidentales (menos Estados Unidos) o de China. Para 2020, Toyota planea introducir una nueva familia de vehículos eléctricos, que se espera que tengan un alcance de alrededor de 400 kilómetros, el estándar para la aceptación del consumidor de los vehículos eléctricos.