La Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Automóviles de Cuenca (TRACC) recomienda hacer un chequeo a cuestiones fundamentales de la mecánica como frenos, amortiguadores, neumáticos o los distintos líquidos que lleva el coche (aceite, limpiaparabrisas, etc.), para no tener sorpresas en los desplazamientos de la época estival.

Según la organización sectorial, integrada en Ceoe Cepyme Cuenca, es fundamental que los profesionales revisen componentes que tienen una incidencia directa en la seguridad de los ocupantes del vehículo; es decir, vigilar el conocido como triángulo de seguridad (frenos, amortiguadores y neumáticos).

Desde TRACC también recomiendan que sea un taller legal el que asesore e indique el coste de la reparación o sustitución, ya que, de otra forma, no contará con una absoluta garantía de la posible reparación y de los componentes utilizados. Todas las piezas y reparaciones realizadas en talleres legalizados tienen garantía y han pasado pertinentes revisiones, mientras que optar por otras vías supone que el cliente no tiene ningún tipo de garantía ni en las piezas ni en la reparación.

De acuerdo a la asociación, es vital que el coche esté en plenas condiciones, tanto para tener seguridad en las carreteras como para propiciar el ahorro de los propios usuarios, pues un mantenimiento mal hecho puede convertirse en un problema más serio que tenga un coste añadido.