La agencia de calificación crediticia Moody's ha clasificado recientemente a ZF Friedrichshafen como 'investment grade', confirmando el desarrollo positivo de la empresa en 2017, tanto en ventas y reducción de deuda, como en beneficios fijados para el pasado año. “Nuestros resultados económicos, la nueva calificación y nuestros productos, en particular, demuestran que nosotros cumplimos lo que prometemos”, declaraba en rueda de prensa el presidente de la Junta Directiva de ZF y CEO del Grupo ZF, Konstantin Sauer, en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS).

“La calificación mejorada destaca nuestras políticas financieras sólidas y constituye un hito en el aseguramiento de independencia financiera, la cual está anclada firmemente en la estrategia de largo plazo ZF 2025,” añadía Sauer. “Además, estamos logrando un excelente progreso en la reducción de la deuda originada por la adquisición de TRW en 2015; de hecho, el progreso es más rápido de lo esperado”.

En este sentido, ZF llevó a cabo un progreso significativo hacia la reducción de su carga de endeudamiento en 2017. “Obligaciones financieras más bajas permiten aumentar nuestro coeficiente de capital propio. Al mismo tiempo, una menor deuda permite también más crecimiento, por ejemplo, mediante adquisiciones y la expansión de nuestro liderazgo tecnológico,” explicó el responsable. “Podemos considerar de nuevo adquisiciones, si complementan nuestra cartera tecnológica”.

En diciembre de 2017, ZF también redujo su deuda resultante de la adquisición de TRW, recomprando bonos por un valor aproximado de 1.300 millones de dólares (1.060 millones de euros), antes del fin del periodo de madurez normal. Por consiguiente, la cartera de bonos restante de ZF es de aproximadamente 2.200 millones de dólares (1.795 millones de euros). Desde el punto de vista económico, ZF también se complace de lograr todas las metas que se había fijado para el pasado año y, en algunos casos, incluso las sobrepasó.

En el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica 2018 en Detroit, ZF ha mostrado su cartera tecnológica, bajo los temas de electrificación y conducción autónoma, que puede permitir inteligencia artificial y un conjunto completo de sensores de entorno. El prototipo ProAI de ZF, un superordenador central que fue presentado en el CES 2017, apoya la inteligencia artificial y funciones autónomas en automóviles, camiones, autobuses, maquinaria agrícola y de construcción, así como aplicaciones industriales y barcos.

ZF tiene planificado publicar información más precisa sobre la reducción de la deuda, los beneficios del Grupo y otras cifras financieras en su conferencia anual de prensa, el 22 de marzo de 2018 en Friedrichshafen (Alemania).