En 2012, casi el 50% de los turismos de nueva matriculación en todo el mundo estaban ya equipados con el
sistema ESP®

El sistema ESP® puede evitar hasta el 80 por ciento de los accidentes por derrapeDesde 2010, Bosch fabrica más sistemas ESP® que ABS

Se ha decretado la obligatoriedad del ESP® en muchos países

Muchos sistemas de asistencia al conductor se basan en el sistema ESP®

Desde el inicio de su fabricación en 1995, Bosch ha fabricado 75 millones de sistemas ESP®, con ello ha contribuido enormemente a mejorar la seguridad en el tráfico vial. Especialmente en carreteras con superficies resbaladizas y en curvas que se toman a mayor velocidad de la debida, el Programa Electrónico de Estabilidad ayuda a mantener el coche en su carril y evita así accidentes por derrape que suelen ser bastante graves. "El ESP® es - después de los cinturones - el sistema de seguridad más importante en el automóvil y ha salvado muchas vidas en los últimos
años", resume Gerhard Steiger, presidente de la División Chassis Systems Control de Bosch, el resultado de muchos estudios de eficacia. Bosch desarrolló el sistema de protección contra el derrape y fue la primera empresa en el mundo que lo fabricó en serie en 1995. "Ya desde 2010 fabricamos en todo el mundo más sistemas ESP® que ABS", dice Steiger y confirma con ello la tendencia mundial hacia una mayor seguridad en el automóvil.

El ESP® se convierte en equipamiento de serie

Para las Naciones Unidas (UN) el ESP® es una medida eficaz para contrarrestar el esperado aumento de
accidentes mortales de tráfico en los próximos años. Según algunos estudios, este sistema de seguridad activa puede evitar hasta el 80 por ciento de los accidentes por derrape. Por ello, cada vez un mayor número de países prescriben el montaje como equipamiento de serie de este sistema en todos los coches de nueva matriculación. En Europa ya se aplica para todos los vehículos cuyo modelo se homologó después de octubre de 2011. A partir de noviembre de 2014, el sistema ESP® ya no se encontrará en la lista de opciones. A partir de esa fecha, este sistema estará instalado en todos los coches de nueva matriculación. Ya en la actualidad, el 72 por ciento de los turismos nuevos y de los vehículos industriales ligeros en Europa lo equipan. En EEUU se aplica ya un decreto que obliga a que todos los vehículos de hasta 4,5 toneladas estén equipados con este sistema. En Japón, Australia, Corea y Rusia entrarán en vigor regulaciones similares en los próximos años. Actualmente, en todo el mundo se equipan con el sistema ESP®, el 48 por ciento de los turismos y de los vehículos industriales ligeros, incluso en China uno de cada cinco vehículos nuevos ya viene de fábrica con el sistema ESP® instalado.

Desde el inicio de su fabricación en serie en 1995, este sistema de seguridad activa se ha ido desarrollando y mejorando paso a paso y se le han ido añadiendo nuevas funciones. Si la primera versión pesaba 4,3 kg, la generación 9 - que se utiliza actualmente - pesa sólo 1,6 kg en su versión básica, es mucho más ligera y, por lo tanto, más compacta. Pero Bosch ha ido reduciendo también los precios de este sistema, con lo que ha contribuido a que este importante sistema de seguridad activa sea viable, incluso, para vehículos pequeños.

Los sistemas de asistencia al conductor se basan en el sistema ESP®

Los nuevos sistemas de asistencia al conductor hacen que la conducción sea más segura y confortable. En ese sentido, Bosch desarrolla funciones que mantienen automáticamente la distancia respecto al vehículo precedente, que maniobran automáticamente el vehículo en plazas de aparcamiento estrechas y que avisan al conductor ante situaciones críticas. Muchas de estas funciones tienen una cosa en común: Frenan sin que el conductor tenga que hacer nada. El sistema ESP® materializa esas órdenes de frenada. Por lo tanto, para los vehículos que ya están equipados con este sistema, es más fácil ampliar las funciones de seguridad y de confort. La base para ello es la conexión en red con sensores que registran el entorno de los vehículos. Estos 'sentidos' del vehículo identifican a otros usuarios de la vía pública y calculan la distancia hacia ellos, su velocidad y en qué dirección se mueven. Bosch ofrece un amplio catálogo de funciones de asistencia al conductor basadas en sensores de ultrasonido, video o radares, como, por ejemplo, el Control de Crucero Adaptativo ACC o el SistemaPredictivo de Frenada de Emergencia PEBS.