Hella, proveedor global para la industria del automóvil, acaba de reforzar su línea de productos dirigidos a las flotas de vehículos de las Administraciones Públicas, con la incorporación de un nuevo rotativo en tecnología LED, el K-LED 2.0, caracterizado por su potente efecto señalizador y su consumo mínimo de energía.

Gracias a una larga vida útil y un consumo máximo de 30 vatios, es ideal para aquellos vehículos municipales y especiales que sufren un rodaje continuo por las ciudades españolas, ya que además no necesita mantenimiento.

Respecto a su tecnología punta, junto a los veinte LED's de alta potencia y a un reflector especial, el K-LED 2.0  lleva integrado un sensor de luz capaz de capturar la luz ambiental y adaptar automáticamente la luminosidad según los datos recibidos (modo diurno y nocturno).

De esta forma, evita deslumbrar a los conductores durante la noche pero garantiza, a la vez y de manera inmediata, un potente efecto de advertencia en la calzada.

Otra de sus ventajas es su diseño compacto: su dispersor, extremadamente plano y resistente a los golpes, protege el interior del rotativo frente a las influencias externas como polvo o agua, presentando un revestimiento especial contra la corrosión y la acción de sustancias agresivas.

El K-LED 2.0 es el primer rotativo que, dependiendo de la situación, permite elegir entre una señalización de advertencia rotatoria o destellante mediante un simple interruptor. Puede programarlo con antelación, incluso.

Además, también puede seleccionar entre dieciséis señales de advertencia diferentes: catorce frecuencias destellantes y dos rotatorias que se emplearán teniendo en cuenta las normativas de cada tipo de calzada.