La serie Shooter de Liqui Moly está compuesta por cuatro productos. En primer lugar, Speed Shooter mejora la combustión, y con ello la aceleración, y tan sólo hay que echarlo en el depósito. Allí mismo también se pone 4T Shooter eliminando así los sedimentos que se forman en la cámara de combustión y restableciendo la potencia original. Antes del cambio de aceite toca añadir Engine Flush Shooter, que limpia y aclara el circuito del aceite de manera que se desprenden los sedimentos y se evacúan en el aceite usado.

Estos tres Shooter vienen en pequeñas latas de 80 ml. El contenido está hecho a la medida de un depósito de moto, de forma que se evita tener que buscar un lugar donde almacenar latas de aditivo medio vacías.

Shooter liqui moly 2

El cuarteto se completa con MoS2 Shooter, un aditivo antidesgaste cuyo lubricante sólido se asienta sobre las superficies metálicas para evitar que haya contacto directo entre metales. Justo al arrancar, cuando el aceite no ha alcanzado todavía todos los rincones del motor, es el momento en el que MoS2 Shooter lubrica con toda fiabilidad. También ofrece protección adicional, cuando el motor funciona a altas revoluciones y cuando hay pérdidas de aceite. Viene en una lata de 20 ml.

"Este tuneado químico no es tan sólo económico y de fácil aplicación. Es una herramienta para evitar problemas en el motor y alargar así su vida útil", afirma Carlos Travé, responsable del segmento de las dos ruedas en Liqui Moly.

Además de los aditivos especiales para motocicletas, la compañía ofrece también una amplia gama de productos químicos: aceites de motor, aceites para caja de cambios, para horquillas, líquidos de freno, spray para cadenas y limpiadores, y productos para el cuidado del cuero o limpia visores para los cascos.

En la feria Eicma, que se celebrará del 5 al 10 de noviembre en Milán (Italia), Liqui Moly exhibirá en su stand su gama de productos al completo, tanto para moto como para escúter.