Con el constante avance tecnológico, cada vez son más los coches que montan bombas de agua auxiliares, que se utilizan para ayudar a calentar el habitáculo de los vehículos dotados de Start/Stop, enfriar las baterías de los vehículos eléctricos/híbridos, enfriar la turbina o el cambio.

Desde Metelli destacan que la tecnología de estas bombas es muy diferente de la de las bombas de agua primarias, por peso, dimensiones, material y por los componentes electrónicos que hay en su interior.

Tras un profundo estudio, la compañía italiana ha decidido poner a disposición de su red de distribuidores una gama de casi 25 referencias, con las marcas Metelli, GRAF y KWP, para cubrir unos 400 modelos de vehículos de nueva generación que están actualmente en circulación y que requieren una mayor eficiencia.

Se trata principalmente de Mercedes, Volkswagen, Audi y BMW, aunque también se pueden encontrar vehículos de media y pequeña cilindrada como Renault, Citroën, Peugeot, Ford y Opel, entre otros, ya que las bombas auxiliares últimamente se montan en todo tipo de vehículos, con diferentes tipos de alimentación y cilindrada.

Desde Metelli inciden en que “dado que algunos vehículos están provistos de varias bombas para los diferentes tipos de sistemas montados y que las bombas eléctricas auxiliares tienen un intervalo de mantenimiento similar al de las mecánicas tradicionales, cada vez será más importante para la red de distribuidores poder ofrecer soluciones de este tipo a sus clientes, que, hasta ahora, solo ofrecían los distribuidores oficiales de las marcas de automóviles”.