ZF está determinando de manera activa la movilidad del futuro y está estableciendo nuevos estándares para la sostenibilidad en el mercado de la posventa con varias innovaciones en su cartera de productos. Una prueba más de ello es el uso de la "Tecnología de adhesivo en polvo" en la producción de sus pastillas de freno de su marca TRW, que ahora se fabrican sin disolventes orgánicos. Por ello, ZF Aftermarket ha obtenido el prestigioso premio medioambiental de Partslife.

Para reducir y eliminar los disolventes, sin que la calidad del producto se vea mermada, y crear un entorno de trabajo más limpio para los empleados, ZF ha desarrollado una nueva tecnología que utiliza un adhesivo de recubrimiento de polvo seco para los frenos. Las pastillas de freno para turismos y vehículos comerciales ya no están sujetas a la placa portadora con adhesivo a base de disolvente, sino con un innovador polvo adhesivo seco. Esta tecnología permite ahorrar más de 150 toneladas de disolventes cada año.

La conexión entre el material de fricción y la parte trasera es extremadamente importante durante el proceso de frenado, ya que el revestimiento nunca debe soltarse de su placa de soporte. La 'Tecnología de adhesivo en polvo' verificada de ZF garantiza la durabilidad de la conexión y asegura una alta calidad y el mejor rendimiento de sus pastillas de freno de la marca TRW.

Como reconocimiento a la introducción de la "Tecnología de adhesivo en polvo", ZF Aftermarket ha sido galardonada con el premio medioambiental de Partslife. El objetivo del premio es fomentar medidas innovadoras y ejemplares para la protección del medio ambiente y alentar a los empleados de otras empresas a imitarlas.