Para garantizar la limpieza y el buen funcionamiento del vehículo, Motul dispone de Engine Clean, una solución que disuelve y retira los depósitos acumulados en el circuito de lubricación, además de 4 aditivos específicos: Fuel System Clean y Valve & Injector Clean para motores de gasolina, y Diesel System Clean y DPF Cleaner. La gama 8100 y Specific están elaboradas por lubricantes 100% sintéticos para satisfacer las exigencias de las evoluciones tecnológicas del mercado actual.

El aceite juega un papel muy importante en la vida útil de un motor proporcionando una limpieza y una protección ante el desgaste y la corrosión. Un cambio de aceite, según las indicaciones del fabricante, es imprescindible para mantener las condiciones del motor en perfecto estado. Para ello, es fundamental utilizar un lubricante homologado y recomendado por el fabricante para poder satisfacer todas las necesidades del motor en cuestión. En este sentido, Motul dispone de la más amplia gama de lubricantes específicos adaptados a las exigencias y normativas de cada OEM.

Por un lado, la gama 8100 con lubricantes 100% sintéticos combina las homologaciones más recientes de diferentes OEM en un solo lubricante, cubriendo así una amplia selección de vehículos con una mínima cantidad de referencias.

Por otro lado, los fabricantes de automóviles desarrollan motores cada vez más complejos. Para satisfacer las exigencias de estas evoluciones tecnológicas, Motul ha formulado la gama Specific, una línea de lubricantes 100% sintéticos creados específicamente para cumplir con una sola homologación exigida por el fabricante.

Además de un cambio de aceite, para ofrecer un excelente mantenimiento, Motul cuenta con una gama de aditivos para ayudar a la limpieza y buen funcionamiento de las distintas zonas del vehículo.

Engine Clean, limpieza en profundidad

engine clean limpieza en profundidad

Engine Clean es un potente limpiador que disuelve y retira, mediante un complejo sistema de disolución altamente efectivo, todos los depósitos que se forman y permanecen acumulados a lo largo del circuito de lubricación y que impiden el normal funcionamiento de algunos mecanismos, como los segmentos de los pistones, bomba de aceite, válvula de regulación de presión, etc.

Mientras procede a la disolución de residuos manteniéndolos en suspensión en el flujo, proporciona adicionalmente una protección anti-desgaste a partes metálicas, y regeneradora para las juntas y retenes de material más blando. Por consiguiente, aprovecha al máximo las ventajas del aceite nuevo utilizado en el motor después del drenaje y restablece las compresiones de todos los cilindros del motor. Se consigue una limpieza perfecta introduciendo este aditivo de limpieza de motor en el aceite a cambiar y mantener el coche durante 15 minutos en ralentí, para que recoja todos los hollines y partículas generadas durante el kilómetro realizado y las retire del sistema con el aceite usado, dejándolo en perfectas condiciones para añadir el nuevo lubricante y no se vea contaminado.

Engine Clean consigue alargar la vida del motor ofreciendo trabajar siempre sobre un motor limpio, y reduce el consumo de combustible y de aceite y las emisiones emitidas. Además, proporciona un ajuste correcto del ciclo del motor, compresión y potencia.

El uso al que están sometidos los vehículos actualmente y sobre todo la disponibilidad de una gran variedad de diferentes calidades de combustibles -y no siempre de la mejor-, así como la introducción de la obligatoriedad de mezclar bioetanol, por ejemplo, produce algunas anomalías de funcionamiento en el motor que se detectan a través de síntomas como: un inusual aumento del consumo de combustible y el consiguiente aumento de emisiones contaminantes, un ralentí irregular, la perdida de compresión en los cilindros, un “reprís” irregular o con traqueteo durante el cambio de velocidades.

Se trata de síntomas que la mayoría de las veces quedan camuflados tras un simple pero aparatoso “el coche me gasta mucho” y es que las ECU tratan de corregir las diferencias de compresión entre cilindros, los procesos de autoignición, el “tironeo” en momentos de aceleración o las irregularidades al ralentí, mediante la adición de más combustible para que el vehículo tenga un aparente funcionamiento normal. Todos estos síntomas tienen una causa común: falta de limpieza en los inyectores y agarrotamiento del segmento superior en su alojamiento de los pistones.

Para limpiar y mantener en perfectas condiciones todo el sistema, Motul ofrece 4 aditivos que garantizan el buen funcionamiento del sistema de combustión, inyectores y DPF minimizando su desgaste: Fuel System Clean y Valve & Injector Clean para motores de gasolina y Diesel System Clean y DPF Cleaner para los de diésel.

La combinación de un cambio de aceite, una limpieza de motor y el uso de estos aditivos para el sistema de combustión y DPF ayudará al vehículo a mejorar y mantener sus prestaciones iniciales, eliminar posibles problemas internos, y solucionar todos esos problemas que no nos permiten pasar la ITV.

¿Eres gasolina?

gasolina motul

Fuel System Clean limpia y elimina todo tipo de residuos del sistema de combustión gasolina, desde el mismo depósito de combustible, donde se acumulan contaminantes procedentes del suministro, hasta las mismas válvulas de admisión y los inyectores. También previene de la formación de barnices y gomas a lo largo del circuito, producto de la degradación de la propia gasolina y que dificultan el flujo abundante de la gasolina. Asimismo, libera los depósitos en los inyectores que hacen la inyección menos eficiente. Además, homogeiniza el agua con la gasolina, ya que la presencia del agua en la gasolina produce funcionamiento irregular en la combustión y ataca los componentes de precisión acortando su vida útil. En las gasolinas modernas este efecto puede verse incrementado debido a su contenido en etanol, que es higroscópico y absorbe humedad, haciendo necesario cada vez más emulsionar esa agua para evitar mayores daños. Este proceso puede provocar dificultades de arranque pérdida de potencia, un funcionamiento brusco del motor y una respuesta inadecuada del acelerador.

Puede utilizarse en los vehículos con motor de gasolina, usando todo tipo de gasolinas comerciales, incluidas la que incorporan bioetanol (E7, E10, E25), tanto de 4T como de 2T.

Valve & Injector Clean, específico para los motores de gasolina, limpia y elimina todo tipo de residuos del sistema de gasolina desde el depósito del combustible, donde se acumulan los residuos procedentes de un suministro sin filtrar, o del combustible degradado, hasta la zona de válvulas de admisión y los inyectores, pasando por todo el circuito incluyendo los aforadores, bombas, filtros y sensores. Este producto desintegra (a diferencia de los otros aditivos que arrancan) la suciedad acumulada en el sistema, disolviendo y homogeneizándola con el combustible. Además, evita que se bloqueen los filtros por residuos de gasolina degradada retornando al filtro su función principal que es la de retener partículas de mayor tamaño. Y también, disuelve los residuos sólidos en los inyectores, que se forman con la alta temperatura de la combustión en las boquillas, liberando los orificios del inyector y mejorando la expulsión del combustible aportando una inyección eficiente.

El aditivo mejora el rendimiento del motor y garantiza una combustión eficaz y estable que permite la reducción del consumo de combustible, y optimiza las emisiones de los gases de escape. Valve & Injector Clean prolonga considerablemente la vida útil del motor y asegura su correcto funcionamiento.

¿Eres Diésel?

diesel motul

Diesel System Clean elimina toda la contaminación acumulada en el sistema disolviéndola en el combustible. Integra los barnices y gomas de gasoil degradado en el flujo del combustible, perfectamente disueltos, permitiendo que pasen a través de los filtros junto con el gasoil y se incineren durante el proceso de combustión. Este producto homogeiniza las gotas de agua que se acumulan en el depósito de gasoil, que son perjudiciales para los ajustados sistemas de inyección electrónica directa, además de generar una capa de gel en la conocida “fase acuosa” bloqueando los filtros de combustible, por su imposibilidad de mezclarse con el gasoil. También disuelve los residuos sólidos en los inyectores, que se forman con la alta temperatura de la combustión en las boquillas, haciendo perder efectividad en la formación del espray correcto para una inyección eficiente.

Por otro lado, la regulación y el control de las emisiones contaminantes en los vehículos automóviles ha obligado al desarrollo de dispositivos específicos para el tratamiento de cada uno de ellos, como es el caso de las partículas sólidas (PM).

El Filtro de Partículas Diesel (DPF) retiene en su interior la carbonilla que se forma a partir de la combustión del gasoil en un sistema de combustión por inyección directa.

Una vez que el compartimiento del filtro está lleno, las partículas deberán ser evacuadas mientras que el vehículo esté con el motor en marcha. Este es el proceso conocido como “de regeneración”. Pero si el vehículo no reúne las condiciones de circulación previstas, la eliminación no se producirá o se producirá de forma parcial, provocando un funcionamiento defectuoso del motor por tener obturado gran parte del sistema de escape. Por este defecto de limpieza del DPF se derivan algunas anomalías de funcionamiento: obturación del DPF, pérdida de potencia del motor, repentino aumento del consumo de combustible, indicadores de avería de motor, emisiones contaminantes fuera de parámetros,...

Motul DPF Clean desbloquea el DPF ayudando al sistema a quemar los residuos de carbonilla que se han acumulado en su interior de forma que no produce emisiones nocivas ni obliga a trabajar al motor con temperaturas excesivas en el proceso de regeneración. Mezclado con el combustible, lo acompaña hasta la cámara de combustión, sin participar en el proceso y continúa después de la combustión hacia filtro. La molécula de Motul DPF Clean llega al filtro produciendo en su interior una reacción de oxidación catalizada a baja temperatura que elimina la carbonilla que obtura el DPF. Estas reacciones se realizan sin producir ningún aumento de emisiones de CO2.