En colaboración con Alchimies Group, experto en fabricación aditiva, y Georges Pernoud Group, especialista en el diseño de moldes para la inyección de piezas de plástico, Sogefi (Grupo CIR) ha fabricado una mascarilla innovadora, ecológica y cómoda para garantizar la seguridad de sus empleados y clientes.

Purmask es una máscara semirrígida y de plástico reutilizable -durante al menos un año- que se adapta a la forma del rostro gracias a un borde flexible. Completamente estanca, también está equipada con dos cartuchos laterales que contienen medios filtrantes.

Purmask está homologada según la normativa de mascarillas quirúrgicas (EN14683 Tipo II) por el laboratorio francés LNE, con una eficiencia de filtración superior al 99% (con papel de filtro quirúrgico tipo II) y un promedio de presión por debajo de 25,7 Pa/cm², lo que representa una garantía de buena transpirabilidad y limpieza microbiana conforme a la normativa. Próximamente existirá la posibilidad de equiparla con filtros FFP2 o HEPA según el entorno profesional.

Sogefi también destaca la confortabilidad de esta máscara: fácil respiración, menos condensación -especialmente para quienes usen gafas-, sistema de sujeción ajustable, no se desliza y no es necesario reajustarla. Está disponible en tres tallas (Pequeña, Mediana y Grande) y cuenta con una cantidad de papel reducida en comparación con una mascarilla quirúrgica.

Esta mascarilla, desarrollada en Francia y diseñada por expertos para uso profesional, también ofrece una ventaja económica significativa, ya que solo es necesario reemplazar las recargas del filtrante Purflux. Por tanto, es más económica que las mascarillas quirúrgicas convencionales y se puede amortizar, según Sogefi, en menos de dos meses.