Los motores actuales son limpios para el medio ambiente, pero la suciedad que producen la dejan acumulada en las zonas conflictivas hasta que se colmatan y producen averías. Bardahl cuenta con un tratamiento descarbonizante “5 en 1” que permite, con sólo un envase al año, limpiar, sin desmontar, todo el sistema. Restaura el flujo del inyector, limpia y protege el sistema de inyección (inyectores y bomba), limpia sin desmontar el filtro de partículas, la válvula EGR, las válvulas de escape, el catalizador y el turbo.

Además, previene del consumo excesivo de combustible, restablece la potencia perdida, evita la sustitución de piezas costosas, limita las emisiones contaminantes y facilita el paso de la inspección técnica ITV. Este limpiador puede usarse desde los primeros kilómetros del vehículo cada 5.000 km si se conduce sobre todo por ciudad y cada 10.000 si la conducción se suele realizar por carretera.

Para utilizar este aditivo, hay que esperar que la luz de reserva se encienda, verter el envase en el depósito con el adaptador, añadir 20 litros de combustible y, con el motor caliente, circular a velocidad constante (entre 2.500 y 3.000 r.p.m durante 20 minutos) y luego conducir normalmente. Hay que repetir esta operación una o dos veces hasta consumir el combustible tratado. Y luego, repostar normalmente.