Lograr un desarrollo sostenible mediante la aplicación de técnicas limpias en los procesos productivos es el fin que persigue la Educación Ambiental.

Este mecanismo pedagógico nació hace 39 años durante la celebración del Seminario Internacional de Educación Ambiental, celebrado en Belgrado y en el que participaron más de 70 países.

Desde entonces, cada 26 de enero se conmemora el Día Mundial de la Educación Ambiental, celebración a la que se ha querido sumar Elefante Azul.

En el mencionado seminario se establecieron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Como resultado se publicó la Carta de Belgrado, en la que se plasman las reivindicaciones fundamentales de la Educación Ambiental.

Esta enseñanza, además de generar conciencia y ofrecer soluciones a los problemas ambientales causados por actividades humanas, es un mecanismo pedagógico mediante el que se pretende dar a conocer los procesos y factores físicos, químicos y biológicos que intervienen en el medio ambiente. La finalidad de la Educación Ambiental es entender nuestro entorno y formar una cultura conservacionista.

Con motivo de esta efeméride, la red de centros de lavado de vehículos Elefante Azul lanza un mensaje de sensibilización respecto al malbaratamiento de recursos, el reciclado de residuos y demás aspectos que afectan al medio ambiente y que están relacionados con su actividad.

De hecho, Elefante Azul tiene como uno de sus principales objetivos el respeto por el medio ambiente a la hora de desarrollar su actividad y los recursos hidráulicos han sido una de las principales atenciones de la marca a la hora de definir su estrategia.

Por eso, además de optimizar el consumo de agua, usa depuradoras para retornarla al medio ambiente. También impulsa campañas de sensibilización entre sus clientes.