Los fabricantes vascos de componentes deben aliarse para poder ofrecer conjuntos y módulos a los constructores de vehículos, en lugar de las piezas por separado. Esta dinámica obligará a reforzar las alianzas entre compañías vascas a todos los niveles que arrastrarán a las plantas de producción más pequeñas. Son conclusiones de un estudio de Acicae, el cluster vasco de automoción, en el que analiza el potencial de esta apuesta de cara al futuro.

El análisis identifica 25 módulos o conjuntos principales, siendo en 16 de ellos donde se identifica mayor capacidad de fabricación. En la exposición de las líneas generales de la estrategia, José Esmoris, presidente de Acicae, explica que Euskadi "cuenta con las capacidades necesarias para generar sinergias y abordar así de manera conjunta el desarrollo, fabricación y suministro de módulos o subconjuntos, aumentando el valor de los productos. Además supone una oportunidad para las empresas vascas en clave de dimensión empresarial".
Los fabricantes vascos de piezas de coches exportan el 90% de su producción. La dependencia del Estado es pequeña y el 50% de las ventas exteriores se realizan fuera de Europa. Con ese esquema comercial se consigue tener un importante volumen de negocio en los tres principales mercados europeos -Alemania, España y Francia, por ese orden- y seguir creciendo en mercados que ya son una realidad como China e India. Todo ello sin olvidarse de América y de reforzar posiciones en mercados en desarrollo como Vietnam, Indonesia y Malasia. El sector vasco de la automoción está así presente allí donde las multinacionales tienen fábricas.