Los vehículos de ocasión están de moda y se han revelado como una de las alternativas de movilidad más asequibles para aquellos españoles que no pueden acceder al escaparate de nuevos.

Tanto es así que hasta un 11% asegura estar dispuesto a viajar al extranjero si de ese modo puede hacerse con un coche usado a buen precio, indica un estudio de la consultora experta en automoción e Internet, AutoScout24.

De hecho, a pesar de los inconvenientes de desplazarse incluso fuera de España, los automovilistas valoran todavía el precio como factor determinante a la hora de decantarse por un coche de segunda mano, pero también poder elegir el modelo del vehículo que mejor se adapta a sus necesidades familiares o de movilidad y que muchas veces no encuentran en su área de influencia más cercana.

Según el análisis de la plataforma, si bien no todos los potenciales compradores de VO estarían dispuestos a desplazarse, muchos (62%) sí lo harían hasta un radio de 200 km. Además, cerca de una cuarta parte de ellos se animaría a recorrer más de 500 km. para dar con el vehículo deseado.

No obstante, pese a estos datos, la situación ha cambiado mucho en los últimos años, pues la crisis ha reducido drásticamente una de las prácticas más comunes en España en época de bonanza como fue, por ejemplo, la compra de usados de gama alta en Alemania, donde acudían españoles con el objetivo de conseguir los últimos modelos VO de Mercedes, BMW, Volkswagen o Audi a precios más baratos.

En palabras del director general de AutoScout24 España, Gerardo Cabañas, "el impulso del mercado de usados y la consiguiente mejora en sus precios ha hecho que estos viajes hayan dejado de ser rentables y que sólo algunos decidan desplazarse para conseguir modelos muy específicos".