El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, afirmó hoy que, aunque no cuentan con información directa sobre las inspecciones que está llevando a cabo la Comisión Nacional de Competencia (CNC) en el sector automoción, "no hay que condenar precipitadamente a nadie ni dar por hecho el resultado de la inspección, que se desconoce por completo".

De esta forma, el máximo responsable de Ganvam reaccionó a la decisión de Competencia de abrir expedientes sancionadores a varias empresas de distribución de vehículos por posibles prácticas anticompetitivas, consistentes en la fijación de precios y condiciones comerciales y de servicio, así como por el intercambio de información sensible.
En este sentido, resaltó que, tal y como dice el comunicado de la propia CNC, la incoación de estos expedientes no prejuzga el resultado final de las investigaciones, ya que se abre un periodo de 18 meses para la instrucción y resolución de estos expedientes, por lo que hay que dejar que las empresas inspeccionadas aporten sus argumentos.
Así, manifestó su convencimiento de que, mientras no se demuestre lo contrario, el sector de la distribución de automóviles -que da empleo a más de 250.000 personas- ha actuado correctamente y aprovechó para recordar que es uno de lo mas competitivos del país. En opinión de Sánchez Torres, esta noticia perjudica gravemente a todo el sector -esté o no afectado directamente por esta actuación- y difícilmente ayuda a su recuperación. Tras más de cinco años de dura crisis, las redes de distribución de automóviles han perdido más de 40.000 puestos de trabajo y 3.000 pequeñas y medianas empresas como consecuencia de la drástica caída de ventas, que ha descendido un 56% desde 2007.