Las ventas de coches finalizaron el mes de abril con un incremento cercano al 29%, con 80.174 matriculaciones, según estimaciones de la consultora MSI para Faconauto, la patronal de los concesionarios de coches en España. 

Los datos de la consultora revelan que las ventas a las compañías “rent a car” habrían repuntado un 79% en abril hasta 27.000 vehículos, de cara a la Semana Santa, mientras el canal de particulares habría crecido un 15% y las ventas a empresas un 8%.

 Faconauto expresó recientemente que, de continuar esta tendencia, las ventas de coches podrían subir este año casi un 18%, llegando a las 850.000 unidades.

 David Barrientos, director de comunicación de Anfac recalcó que “el Plan Pive 5, con más de 110.000 operaciones realizadas, está actuando como un elemento dinamizador e impulsor del consumo de vehículos y de la economía española”. 

“Estamos ante un momento idóneo para apuntalar la recuperación económica y el Plan Pive es una herramienta fundamental para ello. Todavía tenemos un parque muy antiguo. Los altos volúmenes de hace una década inciden en un mayor envejecimiento del parque, cuya edad media se sitúa en 11,3 años”, matizó seguidamente. 

Por su parte, el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, considera que  “las últimas cifras del mes de abril muestran cómo esa bolsa retraída de dos millones de potenciales compradores está comenzando a movilizarse lentamente, gracias a unas noticias que acercan la llegada de la recuperación y confirman cierta apertura del crédito”. 

En palabras del dirigente, de acuerdo a los datos de Nielsen que manejan, el 31% de los españoles tiene previsto adquirir un vehículo nuevo en los próximos dos años, casi la tercera parte de la población adulta. “De confirmarse todas estas expectativas, permitirá recuperar las ventas y alcanzar unos niveles más cercanos al millón de unidades en este plazo de tiempo”. 

Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, expuso finalmente que el “Pive está haciendo aflorar la demanda que el mercado ha ido reteniendo en los últimos años debido, sobre todo, a la crisis y a la falta de confianza de las familias”. 

Se trata de compradores, insiste, que han pospuesto su decisión de cambio de coche, pero que ven, tanto en los incentivos gubernamentales como en el esfuerzo promocional que están haciendo marcas y concesionarios, la oportunidad para renovar su vehículo en este momento.