El número de coches y motos sin seguro alcanzará en 2013 los 2,4 millones, un 35% más que al comienzo de la crisis, en 2008. Esto supone que el 8,8% del total de coches y el 16% del parque de motos y ciclomotores circula sin seguro, según el análisis de Kelisto.es, la web independiente del ahorro.

El número de coches sin asegurar ha crecido un 22% en los últimos cinco años, de 1,6 millones de turismos en 2008 a 1,96 millones que se alcanzará a cierre de 2013.

Por su parte, las motos y ciclomotores sin asegurar han experimentado un crecimiento del 127%, pasando de 214.616 en 2008 a 487.251 este año. Esto se debe a que muchos de estos vehículos son de carácter estacional, es decir, solo se usan durante un periodo del año y el resto permanecen en un garaje, muchas veces sin seguro.

El conductor de un coche sin seguro se expone a multas de entre 600 y 3.000 euros y en caso de accidente deberá asumir los gastos de reparación del vehículo contrario, ya que ninguna aseguradora se hará cargo de los mismos.

Señalar que el coste medio de un seguro a terceros para un turismo oscila entre 300 y 400 euros, lo que evidencia que circular sin seguro no sólo es ilegal y atenta contra la seguridad del resto de conductores sino que, además, supone un coste mayor que contratar un seguro en caso de ser multado o sufrir un accidente.

Los vehículos sin asegurar también implican un gasto para el resto de asegurados, afirma Celia Durán, responsable de Seguros de Kelisto.es. "Los conductores sufrimos un recargo del 2% en la póliza para cubrir el gasto de los daños causados por los vehículos no asegurados".

Las aseguradoras trasladan ese 2% al Consorcio de Compensación de Seguros (CSS), el organismo público que se encarga de gestionar las indemnizaciones de los accidentes causados por coches sin seguro cuando el conductor no tiene recursos para asumir el coste. En 2012 el CSS dedicó 43,6 millones de euros a cubrir los siniestros que ocasionaron los coches no asegurados.