Bosch ha anunciado que su división de desarrollo de sistemas sanitarios ha finalizado los trabajos de desarrollo de test rápidos capaces de diagnosticar si un paciente está infectado con el Covid-19 o no, según recoge El Periódico en su edición digital. Los resultados se confirman en un tiempo inferior a dos horas y media.

Bosch lleva seis semanas trabajando en este proyecto, "Queremos que la prueba rápida contribuya a contener la pandemia de coronavirus lo más rápido posible. Acelerará la identificación y el aislamiento de pacientes infectados", ha asegurado el consejero delegado de Bosch, Volkmar Denner.

El sistema que han desarrollado analiza en una misma muestra de un paciente la existencia del COVID-19, además de otras nueve enfermedades respiratorias (incluyendo también las gripes A y B). La prueba estará disponible a partir de abril en Alemania y la intención es extenderla por otros mercados, empezando por Europa.