Las compañías Denso y Toshiba han alcanzado un acuerdo para desarrollar conjuntamente una tecnología de inteligencia artificial. Bajo el nombre “Deep Neural Network-Intellectual Property” (DNN-IP), se utilizará en los sistemas de reconocimiento de imágenes, que se han desarrollado de manera independiente por las dos empresas, para ayudar a lograr tecnologías avanzadas de conducción autónoma y sistemas de asistencia al conductor.

Se prevé que DNN, un algoritmo modelado mediante la imitación de las redes neuronales del cerebro humano, realice procesamientos de reconocimiento de manera tan precisa como el cerebro humano, o incluso mejor. Para lograr una conducción automatizada, los equipos del automóvil deben poder identificar diferentes situaciones de tráfico vial, entre las que se incluye obstáculos y señales, disponibilidad de espacio en la ruta para conducir y situaciones potencialmente peligrosas.

En el reconocimiento de imágenes basado en DNN, los ordenadores pueden extraer y aprender las características de los objetos por sí mismos y, por tanto, se mejora de forma significativa la precisión de la detección e identificación de una amplia variedad de objetos.

Debido al rápido progreso de la tecnología DNN, ambas empresas planean expandir la flexibilidad de esta tecnología a varias configuraciones de red. También harán que la tecnología pueda implementarse en procesadores integrados en los vehículos que son más pequeños, consumen menos energía y presentan otras optimizaciones.

Al acelerar el proceso de comercialización de DNN-IP mediante el desarrollo conjunto e incorporar DNN-IP en las cámaras incorporadas en vehículos, Denso desarrollará asistencia al conductor avanzada de alto rendimiento y sistemas de conducción automatizados, y seguirá colaborando con el desarrollo de una conducción segura para las personas de todo el mundo, no sólo para conductores y peatones.

Además de las tecnologías de procesamiento de imágenes, Toshiba implementará esta tecnología DNN-IP, desarrollada conjuntamente en componentes de hardware especializados, en los procesadores de reconocimiento de imágenes incorporados en los vehículos para mejorar el rendimiento del procesamiento de imágenes. De esta forma, se utilizará menos energía que en los sistemas de procesamiento de imágenes con procesadores de señales digitales (DSP, en sus siglas en inglés) o unidades de procesamiento de gráficos (GPU, en sus siglas en inglés).