El downsizing, la reducción de cilindrada combinada con turbocompresor, busca incrementar la eficiencia energética de nuestros coches, es decir, lograr mejores prestaciones con menos combustible. Sin embargo, tal y como recoge Tecmovia, el programa norteamericano Consumer Reports ha documentado de que en muchos casos, tal objetivo no llega a alcanzarse, sino todo lo contrario.

 

Así, muchos coches con motor de reducida cilindrada aceleran menos y consumen más que sus homólogos de otras marcas con motores atmosféricos convencionales de mayor cilindrada, al menos en su circuito estandarizado de pruebas. Se entiende que su circuito debería reflejar un uso más real que el laboratorio EPA en el que se homologan los consumos en Estados Unidos y en el que los motores pequeños con turbo sí puntúan más alto.
El análisis se basa en comparativas directas entre modelos similares de diferentes marcas, en los que el motor de menor cilindrada acaba consumiendo algo más y acelerando algo menos. Los peor parados son los motores 1.6 y 2.0 EcoBoost de Ford, tanto a bordo de un Ford Fusión (Mondeo en Europa) como a bordo de un Ford Escape (Kuga en Europa).
Según las pruebas, el Ford Fusión equipado con el 1.6T es más lento en aceleración y al mismo tiempo consume igual o más combustible que los Hyundai Sonata, Kia Optima, Toyota Camry, Honda Accord y Nissan Altima, todos ellos a la venta en Estados Unidos con motores de 2.4 de 4 cilindros gasolina. Cada uno de estos modelos supera también al Ford en su versión 2.0T EcoBoost, bien con motores similares de dos litros o directamente con motores V6 de 3.5 litros de cilindrada.
Cuando el motor 1.6 se monta en un Ford Kuga las diferencias se estrechan enormemente y, aunque el Ford nunca llega a aportar ventajas, tampoco se queda atrás. De nuevo, con el motor 2.0T montado en el Kuga se vuelve a producir alguna diferencia en su contra bastante llamativa, como el segundo y medio en aceleración que le saca un Toyota Rav-4 con motor 3.5 V6, con idéntica cifra de consumo medio real. Cuesta creerlo, pero eso dice la tabla.
En el resto de modelos analizados en la tabla de Consumer Reports, los motores pequeños sí se las arreglan para igualar o superar marginalmente a sus homólogos convencionales, aunque la "promesa" del downsizing no acaba de verse materializada en mejoras notables en ningún caso. A la luz de los datos, la reducción de cilindrada parece, en todo caso, una fórmula alternativa para llegar al mismo resultado, más que una fórmula superior.

Fuente: Consumer Reports vía Tecmovia