El gobierno francés destinará 100 millones de euros hasta 2023 para subsidiar la compra de vehículos de hidrógeno y alentar una producción más limpia del gas, con el fin de reducir el consumo de combustibles fósiles y combatir el cambio climático.

El gobierno galo declaró que subsidiará a las compañías privadas que contribuyan a la compra de 5.000 camionetas y 200 camiones, autobuses, embarcaciones y trenes a hidrógeno para 2023. En la actualidad, sólo 260 vehículos utilizan hidrógeno en Francia. También subsidiará la instalación de electrolizadores para contribuir a que las compañías manufactureras produzcan hidrógeno en sus instalaciones en lugar de transportarlo hasta sus sedes.

Por otro lado, Francia apunta a contar con 600.000 vehículos eléctricos en la calle para 2022 -frente a los 120.000 actuales- y 400 híbridos, según comentó el ministro de Economía, Bruno Le Maire. El gobierno contribuirá a aumentar la cantidad de puntos de carga eléctrica y se propone prácticamente quintuplicarlos para entonces si las ventas de coches eléctricos cumplen con las metas establecidas.