Imprefil, firma especializada en componentes térmicos y de filtración para los mercados industriales y de automoción, lanza 40 modelos de filtros que permiten adaptar los vehículos de gasolina al Gas Licuado de Petróleo (GLP), un nuevo combustible más económico.

El GLP es un combustible formado por propano, butano y un porcentaje mínimo de petróleo. Alcanza el estado gaseoso a temperatura y presión atmosférica y tiene la propiedad de pasar a estado líquido a presiones relativamente bajas.

El uso del GLP se está haciendo hueco en el mercado de la automoción como una importante alternativa a la gasolina al contar con una serie de ventajas para los vehículos, entre ellas, el ahorro económico o el cuidado del medio ambiente.


Conocedores de las ventajas que ofrece el Gas Licuado de Petróleo, Imprefil pone ahora a disposición de sus clientes 40 modelos de filtros que permiten a cualquier vehículo con un motor de gasolina comenzar a funcionar con GLP.