Pese a que en un principio parecía posible que se evitaría la existencia de las cajas de cambios en los vehículos eléctricos, si se quiere más eficiencia y autonomía, los fabricantes están obligados a su instalación, revela la web hipertextual en un interesante artículo que les adjuntamos.

 

De hecho se produce un 18% más de mejoría, que permitirá que un coche con unos 250 kilómetros de autonomía pueda recorrer casi 50 más. Si transpasamos este dato a nivel económico, en un Nissan Leaf este 18% equivale a unos 4kWh de capacidad en sus baterías (cada kWh tiene un coste de unos 400 euros).