Loctite, en un artículo que les adjuntamos íntegro, explica que con el término “aceite motor” nos referimos a todo lubricante que se emplea en motores de combustión interna.

Su función principal lubricar las partes móviles del motor para reducir la fricción que se produce con el movimiento, aunque también sirve para limpiar, inhibir la corrosión y reducir su temperatura transmitiendo el calor lejos de las partes móviles para que se disipe de mejor manera.

De esta forma, si el motor llegase a sufrir una fuga o no tuviese aceite suficiente, se produciría un sobrecalentamiento que podría llegar a fundir el bloque y mandar nuestro vehículo directamente al desguace. Por lo tanto, el aceite motor es el elemento que lo mantiene vivo y que permite un rango de temperaturas óptimo para su funcionamiento.