Mazda comenzará en octubre a realizar las primeras pruebas de un sistema único en el mundo que permite a los coches y tranvías comunicarse entre sí. La empresa también empezará a probar su Mazda6 ASV-5 (Vehículo de Seguridad Avanzada) en las carreteras públicas de Japón.

El sistema, el primero de su clase en el mundo, se comunica utilizando ondas de radio de 700 MHz, lo que permite a los coches y tranvías compartir una gran variedad de datos, incluido el tipo y la situación de un vehículo, la dirección a la que se dirige, así como información sobre la señal de intermitentes y frenada. El Mazda6 ASV-5 Sedán está equipado con sensores autónomos de microondas y ondas milimétricas, así como cámaras para controlar lo que le rodea, incluyendo los peatones, la señalización de las carreteras, otros vehículos y, por supuesto, tranvías.
El objetivo de los ensayos es confirmar la capacidad del sistema de comunicación para evitar accidentes. Se realizarán en las calles de Hiroshima, donde los tranvías transportan 150.000 personas cada día y, como en muchas ciudades europeas, representan un modo de transporte público vital.