El turbo es un componente altamente sofisticado y avanzado. Es un dispositivo impulsado por turbina que fuerza aire adicional a la cámara de combustión del motor, lo que aumenta la eficiencia del motor y la potencia de salida. El turbo funciona en condiciones exigentes y difíciles de aire presurizado, altas RPM y altas temperaturas de escape, y su funcionalidad se basa en varios sistemas en el vehículo. La revisión regular del vehículo y el estado adecuado de los sistemas tales como la lubricación del motor, la admisión de aire, la presión del aire y los sistemas de escape son de vital importancia para la vitalidad del turbo y la función del sistema de carga.

La falta de estanqueidad de los conductos que canalizan el aire dentro del circuito es uno de los principales problemas que afectan a la funcionalidad del sistema turboalimentado. Las fugas de aire pueden ocurrir tanto en el lado de vacío, es decir, desde la entrada de aire a la entrada del turbo o, en el lado de presión del sistema, es decir, desde la salida del turbo al colector de admisión del motor. En cualquier caso, las fugas conducen a la escasez de suministro de aire en el sistema de carga y generarán varios problemas. El problema principal es la condición de bajo arranque, donde el sistema no puede generar la presión de aire de carga solicitada. Esto conduce a una disminución significativa del rendimiento del motor.

Además, el funcionamiento correcto del motor se puede desequilibrar, ya que el suministro de aire defectuoso altera la relación aire-combustible, causando una combustión incorrecta. Varios sensores, como el sensor de presión de retorno / MAF / MAP, medirán los valores defectuosos, lo que dará como resultado errores adicionales registrados por la ECU y, a veces, pondrá el motor en modo protección.

La porosidad de las mangueras de goma envejecidas, las grietas de las mangueras, los daños mecánicos, incluidas las fricciones y el impacto del calor, así como las abrazaderas sueltas y las conexiones no selladas, son las causas más comunes de las fugas del sistema de carga. Además, las fugas de aire en el sistema causan una mayor carga en el turbo, lo que provoca un exceso de velocidad y un fallo prematuro y catastrófico.

Lo primero es diagnosticar si el sistema proporciona la presión adecuada. Asegúrese de que el error de arranque del sistema esté relacionado con problemas de fugas. Si sospecha de una fuga, inspeccione todo el circuito de conductos de aire dentro del sistema del turbo. Una prueba de fugas realizada mediante aire presurizado es uno de los procedimientos más eficientes y recomendados para detectar fugas. Durante la prueba, controle todo el recorrido desde la caja del filtro de aire, a través de las mangueras del turbo, el intercooler y el colector de admisión del motor. Asegúrese de que todas las tuberías estén en buenas condiciones, que no tengan grietas ni roturas y que todas las conexiones, incluso la sujeción, estén apretadas. Reemplazar / reparar si es necesario.

Los síntomas comunes de fugas de aire en el sistema son:

  • Disminución significativa de la potencia del motor
  • Falta de respuesta momentánea del motor: mayor retraso del habitual del turbo
  • Salida de humo negro por el escape
  • Silbidos desde el compartimento del motor
  • Ruidos anormales del motor
  • Aumento del consumo de combustible
  • Graves fallos mecánicos del turbo, principalmente debido a exceso de velocidad (rueda del compresor colapsada, eje roto, etc.)
  • El motor se pone en el modo protección, se registran errores de arranque, por ejemplo, P0299, P2263

A la hora del diagnóstico, mida la eficiencia de trabajo generado durante la carga completa del motor. Compare los datos con la documentación del vehículo. La falta de eficiencia adecuada puede relacionarse con las fugas. La presión generada en el circuito puede medirse por medio de un manómetro o, si es posible, mediante herramienta de diagnosis, comprobando los datos en el momento. Realice un diagnóstico del sistema de carga: el funcionamiento correcto del sistema de carga depende de varios componentes. Los errores de arranque pueden tener otras causas además de las fugas.

Factores potenciales relacionados con los códigos de errores:

  • Obstrucciones internas en el circuito de aire
  • Fallos turbocompresor (fallos válvula de descarga o paletas)
  • Dispositivos de medición defectuosos: presión de aumento, MAP, MAF, contrapresión, sensores IPC
  • Fallos en el dispositivo de control del turbocompresor: actuadores, controladores de la eficiencia
  • Fallos del sistema EGR

Además, debe realizarse una prueba de estanqueidad del sistema de carga. La prueba de presión del sistema de aire de carga es un método eficaz y económico para localizar fugas. El método de prueba de presión se basa en tapar los conductos de aire y llenar el sistema de carga con aire. Una tapa debe sellar herméticamente un lado del circuito. En el otro lado, se debe sellar con una tapa que incluya una conexión para introducir el aire de prueba. Cuando la presión en el interior se acumula, es muy fácil detectar fugas.

  1. Dependiendo del modelo de vehículo y el diseño del sistema, puede probar todo el sistema de conductos desde la caja de filtro de aire en todo el turbo, intercooler, colectores del motor o probar el sistema de admisión (vacío) y presiones por separado. Recuerde desconectar y sellar el paso superior para la prueba de otros posibles canales de aire que pueden estar conectados a los lados de la toma de carga / presión (por ejemplo, ventilación del cárter, etc.).
  2. Al realizar la prueba, no presurice el sistema en más de 2 bares / 30 psi (que reflejan la mayoría del sistema cargado).
  3. Aumente la presión gradualmente, comenzando a 0,5 bar / 7 psi.
  4. Tenga cuidado cuando trabaje con aire presurizado, tapas / abrazaderas sueltas o conexiones presionadas por el aire presurizado, ya que podría lesionarse gravemente o romper algo en el vehículo.
  5. Observe / escuche si hay silbidos en las mangueras y conexiones. Puede usar una solución de agua jabonosa rociada en los puntos de fuga potenciales para facilitar la búsqueda de fugas.
  6. Si las fugas no pueden solucionarse de inmediato, deje el circuito lleno de aire y observe posibles caídas de presión en el manómetro del equipo de presurización.
  7. Al final de la prueba, libere la presión lentamente para vaciar el sistema.