Hay dos tipos de radiadores. Un radiador ensamblado mecánicamente (económico) y un radiador soldado. Ambos radiadores son utilizados por fabricantes de automóviles. Al reemplazar un radiador, las nuevas especificaciones del radiador (material, tecnología y dimensiones) deben ser iguales o mejores que la pieza original. Sólo en el caso de que el radiador de repuesto esté soldado y el original se haya ensamblado mecánicamente, es aceptable que el grosor del núcleo sea ligeramente menor. Esto se debe a que un radiador soldado tiene hasta un 60% más de rendimiento de refrigeración.

En caso de una instalación en un remolque o un motor mejorado, se recomienda verificar el radiador para ver si es posible reemplazarlo por una versión soldada de alto rendimiento.

Cuando un motor está en uso, produce mucha fricción y calor. Las temperaturas pueden aumentar a más de 1.500° C. El motor debe enfriarse eficazmente para evitar sobrecalentamiento. Si la temperatura es demasiado baja, la economía de combustible se verá afectada y las emisiones aumentarán. El sistema de enfriamento del motor mantiene la temperatura constante gracias al radiador.

El radiador está conectado al motor con canales a través de los cuales se bombea el refrigerante. El liquido circulante recibe el calor de combustión y debe enfriarse por el radiador. El radiador tiene una serie de tubos delgados por donde fluye el refrigerante. Mediante un flujo de aire continuo, el refrigerante se enfría. Esto da como resultado una temperatura constante del motor y evita que el motor se sobrecaliente. El radiador se coloca en la parte delantera del vehículo, a menudo conectado a otros intercambiadores de calor, como el intercooler o el condensador.

Un radiador consta de tubos con aletas en el medio. El refrigerante (caliente) pasa a través de los tubos. Las aletas proporcionan el intercambio de calor de los tubos a la corriente de aire. Hay dos formas de producir radiadores:

  • En un radiador soldado las aletas y los tubos se sueldan en un horno. Esto crea una conexión de metal. Debido a esta conexión soldada, se crea una transferencia de calor óptima. Los tubos de este tipo de radiadores suelen estar aplanados. Esto crea una superficie de enfriamiento más grande. Los radiadores NRF se sueldan según la tecnología de soldadura fuerte Nocolok.
  • En un radiador ensamblado mecánicamente, la diferencia con uno soldado es el método de producción que ahorra costos y energía, ya que estos radiadores no están soldados. Los tubos son siempre redondos. Estos tubos redondos se insertan en todo el paquete de aletas. Siempre habrá un pequeño espacio entre los tubos y las aletas. Esto da como resultado automáticamente una transferencia de calor mucho menor (¡hasta un 60%!) en comparación con un radiador soldado.

Como conclusión, si el radiador original era un radiador soldado, entonces se recomienda el montaje de un radiador soldado. Es probable que el motor pueda funcionar en una condición de estrés térmico en la cual el radiador ensamblado mecánicamente no pueda proporcionar una refrigeración óptima. Un radiador soldado suele ser un poco más caro que un radiador ensamblado mecánicamente, pero es una solución más segura, sin estrés y a largo plazo. NRF tiene una gama de productos de más de 3.000 radiadores soldados.