El último “Product Portrait” dedicado a una familia de producto de la marca DT Spare Parts tiene como protagonista los radiadores para vehículos comerciales (referencia 2.11055).

La temperatura de funcionamiento del motor se regula mediante el radiador, cuya función es la de evitar el sobrecalentamiento del motor para que éste no cause graves averías mecánicas. El que la temperatura del motor sea demasiado baja no afecta a su vida útil, ni al consumo de combustible o a las emisiones de gases de escape.

El radiador está colocado justamente detrás de la rejilla, en la parte delantera del compartimento del motor, y forma parte del circuito largo de refrigeración. El calor generado por el motor al quemar combustible se transfiere al refrigerante. Para que el refrigerante se enfríe de nuevo, pasa por unos pequeños tubos rodeados de laminillas donde la mayor parte del calor se libera en el ambiente. Un termostato controla el flujo del refrigerante para mantener la temperatura constante.

Antes de sustituir el radiador, desde DT Spare Parts recomiendan extraer y recoger adecuadamente el líquido de refrigeración. Al retirar el radiador, habrá que asegurarse de no dañar el resto de componentes del motor. También habrá que comprobar que las abrazaderas y otros componentes de montaje están correctamente atornillados.

Las laminillas de refrigeración no deben sufrir ningún daño al instalar el radiador para evitar posteriores fugas. Desde la marca también aconsejan comprobar la ausencia de grietas en las tuberías y sustituirlas en caso de que sea necesario.

Además, es recomendable comprobar la viscosidad y la temperatura del líquido refrigerante, así como su calidad. Si se encuentra suciedad u otros cuerpos extraños, es mejor sustituirlo.