La empresa de alquiler y de renting flexible de vehículos Reflex firmaron hace pocos días un acuerdo con Repsol para fomentar el uso de automóviles de Autogas, también denominado GLP de automoción.

De este modo, Repsol aportará todos los meses una parte del consumo de este combustible a los clientes de Reflex que alquilen vehículos de GLP, por lo que se beneficiarán de bajas emisiones de CO2, de menores consumos y de disminución de partículas y de óxidos de nitrógeno (NOx).

 

Estos vehículos, asimismo, podrán repostar en la red de estaciones de servicio de Repsol en España, que cuenta con 350 puntos de suministro de AutoGas, situadas tanto en la Península Ibérica como en Baleares.

Las dos empresas recuerdan que el GLP es el carburante alternativo más utilizado en el mundo, con más de 25 millones de vehículos alimentados con este combustible, 15 millones de ellos en Europa.

Al respecto, explican que esta expansión se debe a las grandes ventajas económicas y medioambientales que aporta, por lo que se ha generalizado en flotas como taxis o autobuses urbanos.

El director de Operaciones de Reflex, Alejandro Rodríguez, afirmó que desde su empresa intentan colaborar con el desarrollo sostenible, por lo que todas sus acciones se realizan desde el respeto al medio ambiente.

"El acuerdo con Repsol se ajusta a esta exigencia y nos permite facilitar a nuestros clientes vehículos más limpios, ala vez que pueden lograr un importante ahorro en su actividad", agregó a continuación.

Otra de las ventajas de estos vehículos es que están equipados con dos depósitos (uno para este carburante alternativo y otro para gasolina) con lo que la autonomía se duplica.