Por un lado se creará una nueva empresa independiente, propiedad de Volvo Cars, que se dedicará al desarrollo y comercialización de software de conducción autónoma no supervisada. La segunda empresa se centrará en el desarrollo y comercialización de sistemas avanzados de asistencia al conductor y estará integrada en Veoneer, una firma especializada en la fabricación de componentes de seguridad para el sector del automóvil.

Zenuity es actualmente una joint venture participada al 50% por Volvo Cars y Veoneer. Bajo esta propiedad conjunta, Zenuity ha creado una potente plataforma de software para sistemas de asistencia al conductor y conducción autónoma que ambas partes seguirán desarrollando y perfeccionando.

Como parte del acuerdo, las operaciones y el personal de Zenuity de Gotemburgo (Suecia) y Shanghái (China) pasarán a la nueva empresa propiedad de Volvo Cars, mientras que las operaciones y el personal de Alemania y Estados Unidos quedarán bajo la dirección de Veoneer.

La parte de Zenuity que pasará a Volvo Cars se centrará en el desarrollo del software de conducción autónoma no supervisada que se integrará en la próxima generación de vehículos basados en la plataforma de arquitectura SPA2 de Volvo. La nueva empresa será independiente de Volvo Cars y tendrá sus propios canales de distribución.

“Con su próxima generación de vehículos, Volvo Cars se ha propuesto introducir en las autopistas la conducción autónoma segura y no supervisada”, ha afirmado Håkan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Cars. “Dejar que la nueva empresa se dedique por completo a este objetivo nos ayudará a conseguirlo”.

“La nueva empresa desarrollará software de conducción autónoma segura y avanzada”, ha afirmado Dennis Nobelius, director ejecutivo de Zenuity. “Creemos que en el futuro solo habrá un pequeño número de plataformas globales de software de conducción autónoma y nuestro objetivo es que una de ellas sea la nuestra”.

Según las previsiones, la nueva empresa entrará en funcionamiento durante el tercer trimestre de 2020.