VI

El 92% de los autocares escolares españoles supera la ITV

Los vehículos rechazados suelen presentar un 58% de defectos graves relacionado con el incumplimiento de los requisitos técnicos sobre transporte escolar y de menores, con el estado de los frenos y el alumbrado y señalización.
Autocar escolar aeca ITV

Más de ocho millones de niños vuelven al colegio en septiembre y muchos de ellos hacen uso del transporte escolar para trasladarse hasta sus centros educativos. Según datos de la DGT, el autocar escolar registra cero muertes en accidente de tráfico desde el año 2012, además de tener una tasa de siniestralidad once veces menor que la del coche y seis veces inferior a la de cualquier otro medio dedicado al transporte de pasajeros. “Unas cifras muy positivas para las que las inspecciones técnicas a las que son sometidos este tipo de vehículos han sido un factor clave”, destacan desde Aeca-ITV.


Nuestro país cuenta con aproximadamente 17.500 autocares escolares que diariamente transportan, de acuerdo con cifras previas a la pandemia, unos 600.000 niños. En este tipo de transporte, debido al alto riesgo que conlleva un accidente, la frecuencia con la que debe pasar la ITV es mayor, debiendo realizarse una inspección anual hasta cumplir los cinco años desde su matriculación y cada seis meses pasada esta fecha.


Uno de los motivos principales por los que un vehículo puede no pasar la ITV es por su antigüedad. Por ello, el 92% de los autocares escolares con una vida media inferior a los once años suele superar las inspecciones sin problema, con un 53% de resultados favorables en la primera inspección y un 84% en la segunda.

Autocar escolar aeca ITV interior


De acuerdo con datos aportados por Aeca-ITV, el número de autocares escolares con defectos graves y muy graves detectados en la primera inspección tiene una media de edad de entre los 10,5 y los 13 años, respectivamente, mientras que los que los mantienen en la segunda inspección alcanzan los 12,8 y los 14 años, respectivamente. Así, los defectos muy graves se detectan en vehículos con una edad media superior a los 13 años.


De este modo, los autocares escolares rechazados en la ITV se les detecta un 62% de defectos graves o muy graves, y un 38% afectados por defectos leves. Entre las causas principales de defectos graves o muy graves se pueden encontrar problemas con el incumplimiento de los requisitos técnicos sobre transporte escolar y de menores, los frenos o el alumbrado y señalización.


Seis causas principales de rechazo en la ITV



  1. Especificaciones técnicas: más del 28% de los vehículos rechazados presenta algún problema dentro de esta categoría. El defecto más acuciante es el incumplimiento de los requisitos técnicos para el transporte escolar y de menores (76%), seguido por problemas con el tacógrafo (12%), incidencias con la limitación de velocidad (9%) y por haber llevado a cabo reformas no autorizadas en el vehículo (3%).
  2. Frenos: el 18% presenta fallos relacionados con los frenos. Respecto al freno de servicio (59%), las incidencias más importantes incluyen que el vehículo no alcance la eficacia requerida y que exista un desequilibrio de las fuerzas de frenado entre las ruedas de un mismo eje. También se detectan problemas relacionados con el freno de estacionamiento (14%) y con las válvulas de frenado (10%).
  3. Alumbrado y señalización: los errores en el alumbrado y la señalización afectan al 12% de los vehículos rechazados, destacando las incidencias en las luces de cruce y carretera (32%), problemas en las luces de posición (12%), en las luces antiniebla (12%) y en las luces indicadoras de dirección (11%).
  4. Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis: el 10% de los autocares escolares posee algún error relacionado con esta categoría. De ellos, el 57% presenta fallos en elementos exclusivos de vehículos M2 y M3 para el transporte de personas, el 18% tiene defectos en los vidrios de seguridad y el 9% posee incidencias en la carrocería y el chasis.
  5. Emisiones contaminantes: el 10% de estos vehículos son rechazados por emitir gases u otras emisiones que resulten contaminantes para el medio ambiente por superar los niveles máximos establecidos en la normativa aplicable.
  6. Ejes, ruedas, neumáticos y suspensión: el sexto de los fallos más comunes que provocan el rechazo en este tipo de autocares se engloba en esta categoría, con un 8% de vehículos afectados. De ellos, el 55% tiene problemas en la suspensión, el 37%, en los neumáticos, el 8% en los ejes y aproximadamente un 1% en las ruedas.


“Los españoles disponemos de un parque de autocares escolares con unas condiciones adecuadas según la normativa vigente aplicable a este tipo de transporte y, como demuestra las estadísticas, son vehículos seguros”, indica Guillermo Magaz, director gerente de Aeca-ITV. “Sin embargo, y teniendo en cuenta que es algo que afecta a la seguridad de los más jóvenes, lo ideal sería corregir los defectos durante la utilización del vehículo y conseguir un nivel de rechazo mucho más bajo en la primera inspección, lo cual sería un indicativo del alto grado de seguridad de este tipo de transporte tan especial. Ese sería el mejor ejemplo para el resto de conductores y usuarios pero, sobre todo, una gran tranquilidad para los padres”.

Relacionado ​El 81% de los turismos supera la ITV en la primera cita de inspección El 97% de las motocicletas y ciclomotores supera la ITV

Hoy destacamos

Buscar en Posventa

Síguenos